Spread stories también habla en español


La primavera del 2020 dio un giro que nadie esperaba. Con la propagación del COVID-19, nuestras ciudades y nuestra vida urbana ha cambiado drásticamente. Sin distinción alguna de territorios, el virus se ha ido difundiendo de manera acelerada comenzando en China y continuando por Europa. Varias ciudades del mundo han cancelado eventos extraordinarios y han limitado nuestra libertad de movilidad, nuestras rutina y nuestras vidas cotidianas. Estas medidas no tardaron en llegar al Sur Global y pronto, todo el mundo se ha visto afectado con los estragos del tan contagioso virus.


En medio de la incertidumbre hemos lanzado la plataforma “Spread stories, not the virus” el 16 de marzo del 2020, misma que fue creada como un espacio virtual en el cual ciudadanos de todo el mundo pudieran compartir sus historias durante el confinamiento. Historias positivas, de esperanza, que pudieran inspirar nuevas maneras de solidaridad global. La plataforma, creada por 12 jóvenes urbanistas (todos ex-alumnos y alumnos del programa de Erasmus Mundus 4 Cities Máster en Estudios Urbanos), es para todos aquellos que se quedan en casa, que son héroes pasivos, pero también, para los que salen a diario a luchar para que nuestras ciudades y sociedades sigan funcionando a pesar de vivir experiencias que jamás imaginamos que sucederían. En otras palabras, para todos aquellos que contribuimos a hacer sociedades y entornos urbanos más resilientes, más humanos.


Las nuevas condiciones urbanas que han surgido tras la propagación del virus es lo que más no ha llamado la atención – la primera interrupción perceptible a nuestra vida cotidiana, fue la suspensión de clases en nuestras universidades y enseguida su cierre. A los pocos días, incluso horas, la pronta fuga de muchos de nosotros a nuestros países de origen. Estando en cuarentena voluntaria o forzada, dedicamos nuestro tiempo para hacer una colección de testimonios que aun contando historias individuales, representan el estado de comunidades enteras alrededor del globo. Es así que nuestra misión se convirtió en transmitir historias de (y para) ciudadanos de todo el mundo.



Foto tomada por Santiago Arau


Queremos borrar esas imágenes distópicas que, tras el COVID-19, nos encontramos leyendo constantemente.Igualmente buscamos promover narrativas y perspectivas basadas en soluciones y pensadas con solidaridad; para recolectar y transmitir historias de ciudades y ciudadanos alrededor del mundo. Estando en un momento de incertidumbre y de cambios rápidos y frenéticos, creemos que en el futuro, la crisis causada por la pandemia del COVID-19 pasará a ser un momento clave en la historia mundial sin embargo está en nuestras manos el cómo esta historia es escrita, de manera colectiva.


Hoy, a casi dos meses de nuestro lanzamiento, estamos orgullosos de lanzar nuestra plataforma en español “Transmite historias, no el virus”– la plataforma hermana de “Spread stories, not the virus”. Y con el mismo fin de divulgación y recolección, estamos emocionados de podernos dirigir a una audiencia de más de 400 millones de ciudadanos: la comunidad hispano hablante. Deseamos así abrir horizontes y borrar fronteras a través de diferentes medios de expresión: textos, fotografías, vídeos, arte, poesía; la imaginación es infinita. Hoy más que nunca tenemos que abrir los ojos a distintas realidades, principalmente aquellas del Sur Global que han sido ignoradas por mucho tiempo. Esperamos que más ciudadanos se unan a nuestro movimiento y que juntos podamos escribir la historia juntos, una historia de solidaridad global.



Foto por Santiago Arau


Sin haberlo planeado, esta sorpresa que llega hoy, ya sea por coincidencia o no, es un motivo de mucha alegría. Tenemos dos razones muy importantes para celebrar. La primera, que oficialmente abrimos la plataforma para proveer un espacio virtual para un sector de la población mundial que cuenta con millones de hablantes: aquellos que hablan la lengua española. No menos importante, celebramos el cumpleaños de uno de nuestros co-fundadores; sin él, nuestro proyecto no hubiera sido posible. ¡Desde distintas ciudades te deseamos un muy feliz cumpleaños, querido Job!


Compartamos nuestras historias y recordemos que no estamos solos. Detengamos el virus y sigamos ¡transmitiendo historias, no el virus!




Transmite historias, no el virus es una colección de historias contadas por ciudadanos alrededor del mundo. Inspira solidaridad global compartiendo tu historia en nuestro sitio web.

Conoce a nuestro equipo y apoya nuestra misión siguiéndonos en las Facebook, Twitter e Instagram.

¿Cómo estas viviendo tu ciudad bajo el Coronavirus? Comparte tu historia y ayudanos a transmitir historias, no el virus.


Haz global nuestro movimiento:

transmite historias & síguenos

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram